Vida Familiar

OBJETIVO

El objetivo del Ministerio Adventista de la Familia es fortalecer el matrimonio y la familia. La familia fue establecida por creación divina con el matrimonio como su núcleo. Dado que es el ámbito básico en el cual se transmiten los valores y se desarrolla la capacidad para una íntima relación con Dios y con otros seres humanos, su salud es vital para la misión de la iglesia de hacer discípulos. El Ministerio Adventista de la Familia reconoce como normativas las enseñanzas de la Biblia con respecto a la familia, y pone énfasis en los ideales divinos para la vida familiar. Al mismo tiempo, ayuda a comprender el dolor que sufren las personas y las familias en un mundo caído. El departamento promueve la comprensión, la unidad y el amor en el hogar y en la familia de Dios.

Incentiva la reconciliación y la restauración entre las generaciones prometidas en el mensaje de Elías que encontramos en Malaquías 4: 5, 6 y da esperanza y amparo a los que han sido heridos y lastimados por el abuso, las disfunciones familiares y las relaciones rotas. Favorecerá las oportunidades de crecimiento a través de la educación y el enriquecimiento familiar. Orientará a los individuos, los matrimonios y las familias cuando sea necesario someterse a terapia familiar profesional.
El ministerio familiar en la iglesia local se centra en la instrucción prematrimonial para las parejas, en programas conducentes a fortalecer el matrimonio y a la educación de los padres.
El ministerio familiar también presta atención a las necesidades especiales de las familias con padres solteros o viudos, o aquellas en las que hay padrastros o madrastras, y da instrucción relativa a la evangelización de familia a familia. «Nuestra obra por Cristo debe comenzar con la familia, en el hogar [ … ]. No hay campo misionero más importante que este [ … ].
«Dios quiere que las familias de la tierra sean un símbolo de la familia celestial. Los hogares cristianos, establecidos y dirigidos de acuerdo con el plan de Dios, se cuentan entre sus agentes más eficaces para formar el carácter cristiano y para adelantar su obra» (6T 429). «La misión del hogar se extiende más allá del círculo de sus miembros. [ … ] Mucho más poderosa que cualquier sermón que se pueda predicar es la influencia de un hogar.

Archivos